La revista educativa de la provincia de Alicante

Entre querer y poder

In Educación Especial, Número 4, Política Educativa, Psicología on 3 abril, 2011 at 22:59
Alumnos de Anilia

Alumnos de la asociación Anilia

El término inteligencia límite se utiliza comúnmente por profesionales de la medicina, la psicología o la pedagogía para hacer referencia a aquellas personas cuyo cociente intelectual (CI) se sitúa entre 71 y 84, por encima del retraso mental pero por debajo de lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera normal. Aun así, no se trata de un diagnóstico, sino que hace referencia a una característica de la inteligencia. Las consecuencias de esta característica, tanto en el ámbito educativo como en el social o el laboral, son determinantes para el desarrollo personal y curricular de las personas que la padecen.

ANDRÉS CABRERA/ Alicante- Para mejorar la calidad de vida de las personas con inteligencia límite, la federación Enlínea, agrupación de asociaciones y fundaciones para personas con este síntoma, lucha por conseguir una mayor integración educacional, familiar, social y laboral de este colectivo. Desde esta federación se destaca que la inteligencia límite se caracteriza por un proceso de aprendizaje lento, que necesita más apoyo y más tiempo que sus grupos de referencia, y por una ausencia de rasgos físicos aparentes.

Una de las asociaciones miembro de la federación Enlínea es la asociación alicantina Anilia , que se creó en 1992 para dar apoyo a personas con inteligencia límite. María Jesús Inglés,  psicopedagoga de Anilia, afirma que esta carencia de rasgos físicos, indicadores de que existe un problema, es el principal escollo para detectar la inteligencia límite a tiempo. “Tenemos casos de chicos o chicas que llegan a nuestra asociación con 16 o 17 años sin el certificado de minusvalía. En algunas ocasiones porque los familiares más cercanos no quieren ver el problema o por mera falta de información. Se achaca a que el niño es más lento, que es torpe, o incluso que es vago, y llegan a darse situaciones que se podrían haber tratado más eficazmente con una detección temprana, ya que una estimulación adecuada puede marcar la diferencia”, apunta la profesional.

Francisco Carratalá, neuropediatra en el hospital de San Juan (Alicante) y profesor de la Universidad Miguel Hernández de Elche en la misma provincia, matiza este extremo: “Los estímulos ambientales serán importantes pero no determinantes. Los niños no van a ser más listos o van a tener un defecto en su inteligencia por sus educadores. Lo que ocurre es que dependiendo de la zona geográfica en la que nos encontremos, esta circunstancia se asume de forma distinta. En España existe un convencimiento de que todo se puede conseguir con la voluntad, mientras que en el norte de Europa se tiende más al predeterminismo”.

“Esto, genera en la práctica desajustes. Sobre todo de parte de los educadores, que llegan a decir que hay niños vagos, que no quieren esforzarse… la queja que más se escucha por parte de los educadores es precisamente esa, que el niño no hace más porque no quiere”, aclara Carratalá.

Las personas con inteligencia límite no logran ubicarse en el centro educativo correctamente por las dificultades y la lentitud de su aprendizaje. Pero además, existen otros factores como alteraciones de la atención, la percepción o la concentración. Josep Artigás, neuropediatra y psicólogo en la unidad de neuropediatria del hospital de Sabadell (Barcelona), muestra otros problemas asociados a la inteligencia límite como dislexia, TDAH o trastornos de la comunicación.

La legislación actual y las administraciones y consejerías competentes contemplan las medidas necesarias para asegurar que todos los alumnos puedan alcanzar su máximo desarrollo. Sin embargo, cuando no existe una detección temprana de la inteligencia límite, los recursos de apoyo o de pedagogía terapéutica se muestran insuficientes.

Pero aunque el problema se detecte a tiempo, los refuerzos y apoyos no son los adecuados. María Segura, psicóloga de la asociación Anilia, es clara al respecto: “Cuando hablamos tanto de niños con inteligencia límite, como de cualquier otra circunstancia, como la hiperactividad o la dislexia, los profesores no pueden atender a las necesidades del niño que requiere una mayor atención. Dan clase en aulas con 25 niños o más y prestar más atención a uno de ellos significa desatender al resto”.

El neuropediatra Francisco Carratalá, indica que “existen programas específicos para niños con esta patología a través de la psicopedagogía terapéutica”. Sin embargo, advierte el doctor, “son programas parasitados por técnicas medio mágicas, técnicas educativas o pseudoeducativas con una base paracientífica. El problema es que los padres se encuentran muy confundidos entre el desarrollo de un programa de psicopedagogía terapéutica, muy bien organizado, con este tipo de técnicas, equinoterapia o natación con delfines, que no pasan de ser meros ejercicios de motivación, no terapéuticos”.

Las personas con inteligencia límite se encuentran así en una situación en la que la falta de información y las acciones emprendidas, tanto en el seno familiar como en el ámbito educativo, se muestran insuficientes. Por ello, desde la federación Enlinea, se indica que los principales retos a superar pasan por sensibilizar a la sociedad sobre las personas con inteligencia límite y la elaboración de protocolos de prevención y actuación, tanto médicos como escolares, así como por la creación de talleres de estimulación temprana y la definición de itinerarios formativos adaptados a los niños con inteligencia límite.

Una información adecuada que permita una detección precoz de la inteligencia límite es la mejor arma con la que cuentan docentes y padres a la hora de enfrentarse a las necesidades que un niño con este problema requiere, y que ayudará a que ese niño tenga una vida más completa y feliz.

Artículos relacionados:

El mayor problema

Anuncios
  1. […] Problemas educativos de la inteligencia límite aulabiertanet.wordpress.com/2011/04/03/cuando-querer-no-e…  por Andrés_Carrera hace 3 segundos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: