La revista educativa de la provincia de Alicante

“La escuela pública no cuenta con las ventajas de un centro como Aire Libre”

In Contextualización, Entrevistas on 16 abril, 2011 at 7:25

Maite Martín Aragón en su despacho de la UMH

Entrevista a Maite Martín-Aragón, psicóloga y madre de dos alumnos inscritos en Aire Libre

RAFAEL ORTÍN/ MAITE MAESTRE/Alicante- En su despacho del edificio de psicología del campus de la Universidad Miguel Hernández, Maite Martín-Aragón nos recibe con una amplia sonrisa. Su despacho está jalonado por un sinfín de fotografías de jóvenes de distintos países del África subsahariana, muchos de ellos alumnos de colegios con los que la institución universitaria colabora intensamente. Comprometida y activa con una visión progresista de la educación, esta profesora de psicología decidió hace unos años que sus hijos iban a comenzar su bagaje estudiantil en Aire Libre, una cooperativa de padres con una filosofía educativa algo distinta a la convencional. Para Maite, Aire Libre siempre fue un centro que sintió muy cercano. De hecho, muchas de sus amistades pasaron por sus aulas. Como madre, optar por cuál educación dar a tus hijos siempre supuso una gran responsabilidad y una difícil decisión.

¿Por qué decidió matricular a sus hijos en Aire Libre y no en un centro público?

Lo elegí, en primer lugar, por los valores que se transmiten en el centro. La no competitividad, la colaboración, la integración, el respeto a la diferencia son sólo algunos de ellos. Otro aspecto importante es posibilitar que los menores aprendan a partir de la experiencia y los proyectos personales y siempre despertando su interés. Los profesores tratan de hacer ver a los alumnos lo interesante de las materias dando como resultado un sistema, por decirlo de algún modo, algo más socrático. Se trata de fomentar la curiosidad de los pequeños en lugar de volcar simplemente los conocimientos. Creo que un método pedagógico como éste requiere mucha más implicación y compromiso por parte del profesorado.

¿No matricularía a sus hijos en una escuela pública?

No tengo problema con la escuela pública pero reconozco que ésta, desde mi punto de vista, no tiene las ventajas de un centro como Aire Libre. La masificación no permite trabajar con grupos pequeños, no tiene desdoblamientos de grupos y en ésta puedes encontrar muchos docentes con diferentes puntos de vista educativos que no siempre son los que desearía para mis hijos.

¿Cómo participan los padres y cómo se elige a los docentes en Aire Libre?

En la cooperativa escolar todos los padres estamos implicados en la mayoría de las acciones que se llevan a cabo. En concreto, en el proceso de selección del profesorado se realiza una entrevista personal para valorar las cualidades del aspirante. Si los padres apuestan por esa persona porque consideran que reúne los requisitos apropiados se le contrata. Por supuesto, todos los docentes de Aire Libre han de ser titulados y están muy bien formados como profesores. Estudio sobre las cooperativas escolares

En cuanto a los objetivos curriculares, ¿la exigencia es la misma que en otros centros?

Sí, pues los profesores, aunque gozan de gran libertad para desarrollar sus clases, deben cumplir como en cualquier otra escuela con unos objetivos educativos. Si no fuese así, los padres reclamaríamos, puesto que somos conscientes de que en el futuro deberán incorporarse a otros centros que no son como Aire Libre. Lo que tienen es, además de las materias convencionales, asignaturas complementarias que en otros centros no disfrutarían como ecología, reciclado, plástica…

En lo referente al desarrollo psicológico del menor, ¿cree que en Aire Libre tienen más en cuenta este aspecto?

Pues en este sentido, destacaría la existencia de las tutorías de los viernes por la tarde en la que los alumnos y el profesor debaten los conflictos y problemas que han podido surgir durante la semana de una manera abierta y participativa. Estas asambleas suponen un modo fluido y real de trabajar las habilidades sociales como la empatía, la aceptación de la crítica, la cooperación, la tolerancia, etcétera, en lugar de realizar talleres puntuales con una eficacia más reducida.

¿Resulta caro mantener a sus hijos inscritos en la escuela?

Pues, incluyendo el comedor, a los padres nos cuesta 230€ por cada uno al mes.

¿No cree que este coste económico convierte este modelo en algo elitista?

Seamos realistas. Hay que mantener la escuela. A pesar de todo, cuando alguna familia ha tenido problemas de solvencia, algo normal teniendo en cuenta la crisis económica actual, se hacen esfuerzos entre todos para evitar que los pequeños abandonen la escuela. Por algo somos una cooperativa.

¿Qué tal la relación con el profesorado?

Lo cierto es que existe un vínculo muy fuerte entre todos los miembros de la escuela y en concreto, con los profesores. Existe un contacto muy directo. De hecho, cuando entro en el colegio me siento como en mi casa pues todos coincidimos en lo referente a cómo educar a nuestros hijos.

Puesto que el centro está muy alejado del casco urbano, ¿existe algún transporte para llevar a los pequeños a la escuela?

Hace algún tiempo sí que existía pero tuvieron que suprimirlo puesto que resultaba muy deficitario. A mí no me supone ninguna molestia tener que desplazarme hasta allí para llevar a mis hijos. Es una responsabilidad y un esfuerzo que he asumido perfectamente.

¿No le parece que estudiar en un centro como Aire Libre es algo parecido a una burbuja ajena a la realidad educativa establecida?

No lo creo. Mi hija, por ejemplo, tiene sus amigos del colegio y sus amistades fuera de éste. En todo caso, puede que exista un periodo de adaptación al nuevo sistema una vez han salido de Aire Libre.  El miedo a que nuestros hijos puedan tener dificultades al incorporarse a un nuevo centro es comparable al de cualquier padre del sistema público que ve como su hijo o hija pasa de la escuela al instituto.

¿Por qué no existe una continuidad en Aire Libre para acceder al Bachillerato?

Pues esta es una cuestión que los padres ya hemos planteado en muchas ocasiones. El colegio es muy pequeño y no tiene instalaciones para crear nuevos cursos así que de momento no es posible. Aun así, considero que es importante salir al mundo y romper el cascarón. No obstante, Aire Libre no está aislado de la comunidad educativa en la que vive. Por ejemplo, el alumno puede optar por una beca en la fundación Colegios del Mundo Unido, una entidad educativa internacional que valora, por encima de todo, las cualidades humanas de los jóvenes, o puede aspirar a cualquier cosa que se proponga, igual que el resto de escolares de otros centros ya sean públicos o privados.

¿Cree que esta metodología podría extenderse a los centros públicos?

Ojalá. Todos hablamos de lo conveniente de aplicar la inteligencia emocional, habilidades sociales y otros temas similares en la educación. Aunque entiendo que, aunque sea a partir de iniciativas individuales, muchos profesores en la pública también están trabajando en esta línea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: